lunes, 13 de marzo de 2017

Día de la Poesía 2017



Son ya cuatro años celebrando el Día de la Poesía, celebrando la Poesía en el Hostal Acuarela. Un lugar lleno de magia, de color, de luz que nos acoge con algo fundamental cuando se habla de una actividad cultural: cariño. Y también con un agradecimiento que es recíproco.

Esta vez la celebración sigue siendo doble porque, si bien el 21 de marzo es el Día de la Poesía, justo la fecha anterior, el 20 de marzo, es el (menos conocido pero importantísimo) Día de la Narración Oral. Así que hemos pensado que ese lunes 20 La Poesía es un Cuento celebra la Narración y la Poesía (se suele decir que las fiestas se conocen por su víspera). Así que habrá cuentos y habrá versos, juntos pero no revueltos ¿o sí?

La parte poética será una lectura como aquella de 2014 en este mismo lugar y que llamamos "Poemas que no puedo contar". Quizá por su extensión, por su temática, por su estilo o por cualquier otro motivo son poemas hermosísimos pero que no hemos podido encajar en algún montaje de Narración. Contaremos así con la ventaja de poder viajar por épocas, voces y autorías muy diferentes buscando, como siempre, despertar inquietudes y curiosidades.

También habrá algún cuento, alguno de esos cuentos que dicen ser para niñas/os pero que quizá son para esa/e niña/o que llevamos dentro tengamos la edad que tengamos. Y si nos permiten el atrevimiento, intentaremos un cuento en el que las personas del público participen poniéndole magia a la velada. No podemos explicar más porque se perdería el encanto pero confiamos en que será hermoso al menos intentarlo ;)

No hay muchas más aspiraciones para este lunes 20 de marzo a las ocho de la tarde en el Hostal Acuarela que pasar un buen rato entre poemas, cuentos y buena compañía. Sólo hay un par de requisitos: uno es conseguir la entrada (con antelación a ser posible porque el aforo es limitado) por un donativo de tres euros que seguro quedan compensados con algún regalito. Y el otro, dejar las prisas, los agobios, los enfados en la calle antes de entrar y ponerse una sonrisa, así sea de segunda mano. Ya le daremos brillo... "a verso limpio".